Algunos españoles empiezan, lamentablemente, a tirar la toalla en lo relativo a su situación laboral: sólo el 34,5% confía en encontrar un empleo similar al actual en los próximos 6 meses y sólo el 35,4% ve posible cambiar de ocupación en ese mismo intervalo de tiempo. Estas expectativas son las más bajas de la UE de los 15 y contrastan con las que se dan en Alemania (64% y 68%, respectivamente) o Reino Unido (62% y 67%). 


Estas perspectivas no sorprenden si analizamos el contexto económico de los países analizados: los que actualmente tienen un mercado laboral más dinámico y flexible y, por tanto, unos niveles de desempleo más bajos (Alemania, con un 5,4% en 2013; Reino Unido, un 7,7%; Bélgica, un 8,4%; y Suecia, un 8,45%) presentan unas expectativas más elevadas para encontrar empleo. En cambio, Estados como España y Grecia, con una tasa de paro que supera el 26%, son los que se muestran menos optimismo al respecto.

Mercado estático

Esta disminución de las perspectivas de encontrar trabajo contribuye a que el mercado laboral sea más estático, tal y como sucede en España, donde sólo el 11% de los ciudadanos busca empleo de forma activa (4,4% menos que hace 3 meses). También propicia esta situación la creciente confianza de los españoles sobre mantener su puesto de trabajo: 1,5% en el último trimestre y 3,4% en el último año.

Para quienes sí tienen trabajo y a la vez deciden afrontar un cambio profesional, estos son los principales motivos: las reorganizaciones y fusiones de compañías (31%), la búsqueda de mejores condiciones de trabajo (29%) y la motivación y el deseo personales (16%).


TIC y Empleo (Fuente: Randstad Workmonitor)