“El día a día resulta muchas veces agobiante. Lo urgente no nos permite ocuparnos de lo verdaderamente importante. Por eso hemos decidido confiar nuestra imagen corporativa y nuestra comunicación a Esther. Resulta muy gratificante ver que alguien de confianza se preocupa de todo aquello que es necesario, pero a lo que no llegamos. Además, su iniciativa nos exige poner las cosas en su sitio y sacar tiempo de donde no lo tenemos para tomar decisiones que no debemos aplazar.

Los resultados que hemos obtenido superan nuestras expectativas y avalan su gestión. Si tuviera que volver a decidir sobre su contratación, no lo dudaría. Gracias por todo Esther”.