Las redes de afiliación son plataformas de intermediarios entre anunciantes y consumidores. Entre sus principales ventajas destacan la disponibilidad de un grupo de prescriptores online que cobran por resultados generados, además de su gran capacidad de segmentación para llegar al público objetivo y la mayor posibilidad de integración de los medios afines al producto o servicio. 

Según un informe de IAB Spain, el uso de estas redes genera grandes resultados en términos de rentabilidad con inversiones más modestas que en otros métodos de marketing digital, llevar un mayor control del gasto publicitario en tiempo real y medir la eficacia del programa con más detalle. 



Los sectores en los que esta práctica está más implantada son los relacionados con el turismo y los transportes, las finanzas, las telecomunicaciones, la automoción, la suscripción a descuentos y ofertas, la educación y el retail. 

Los expertos de la asociación de publicistas digitales de España ofrecen una serie de consejos para optimizar este sistema de marketing online:

1. Ser paciente, pues el tiempo medio de maduración de un programa de afiliación ronda los 6 meses.

2. Tener una visión global, dado que la afiliación genera ventas pero también impresiones, clics o registros.

3. Diseñar un programa atractivo para el afiliado.

4. Detallar a los afiliados las características del producto o servicio.

5. No confundir un programa de afiliación con una campaña.

6. Analizar los resultados para mejorar las acciones en el futuro.

7. Adaptar la página web a los objetivos. 


TIC y Empleo