Los concursos de empresas españolas marcaron un nuevo récord histórico en 2012 al alcanzar la cifra de 7.233 insolvencias, un 35% más que el ejercicio anterior. Además, el aumento de operaciones de este tipo publicadas en el Boletín Oficial del Estado (BOE) durante el cuarto trimestre del año anticipa un 2013 complicado para la supervivencia de los negocios del país. 

Los sectores de construcción e inmobiliario representan el 43% del total de concursos publicados (26% y 17% sobre el total). El volumen de insolvencias en estas actividades continúa su tendencia alcista, un 33% y 28% por encima de las registradas en 2011, respectivamente. 

Pero no son los únicos ámbitos donde la crisis dejará importantes secuelas, pues la reforma del sector financiero llevará también aparejada una destrucción del empleo en el área bancaria, al tiempo que la disminución del poder adquisitivo de los españoles afectará negativamente a sectores como la industria, la distribución y el comercio. 

Evolución territorial



Por comunidades autónomas, Cataluña, la Comunidad de Madrid y la Comunidad Valenciana son los territorios con mayor actividad concursal. Estas 3 regiones concentran casi la mitad de los procedimientos publicados en 2012 (21%, 13% y 15% respectivamente). 

Les siguen Andalucía (10%) y Galicia y País Vasco (ambas con el 7%). Estas 2 últimas regiones acumulan crecimientos interanuales superiores al 40% en su actividad concursal durante 2012.

Perfil de empresa concursada

La mayor parte de las compañías inmersas en procesos concursales en 2012 cuentan con un activo inferior a 2 millones de euros y tienen menos de 50 empleados. Cabe destacar el significativo aumento del número de trabajadores afectados por encontrarse las empresas en concurso, situándose hasta el cuarto trimestre de 2012 en un 26% más respecto al año 2011, lo que supone en términos absolutos 27.151 personas.


TIC y Empleo (Fuente: ‘Baremo Concursal 2012’ de PwC)