La innovación es la asignatura pendiente de las empresas españolas. De hecho sólo el 41,4% de las compañías del país con más de 10 empleados desarrolló productos o implantó procesos innovadores entre 2008 y 2010, lejos de la media del 52,9% de la UE y a años luz del 79,3% alcanzado en Alemania.

Este factor innovador, responsable en gran medida de la positiva o negativa evolución económica de los distintos Estados de la UE, se manifestó del siguiente modo:




TIC y Empleo (Fuentes: Eurostat, IEE)