Steve Jobs, cofundador y presidente ejecutivo de Apple y máximo accionista individual de The Walt Disney Company, pasará a la historia como el hombre que revolucionó el mundo. Muchos lo consideran un visionario, un genio, un gurú de la industria informática, y justifican su carácter dictatorial con estos argumentos. 
 
En todo caso, los 6 principios que él mismo se aplicaba deben servir de inspiración a todo emprendedor:
 
1. Los detalles lo son todo. Quiso crear, y lo consiguió, productos elegantes, simples, perfectos.
 
2. “Continuar hambrientos, continuar locos”. Esta frase, recogida en una publicación que consultaba de joven, es la misma con la que concluyó su célebre discurso de 2005 en la Universidad de Stanford.
 
3. No temas equivocarte. Creía firmemente que quien no se equivoca es porque nunca hace nada que merezca la pena.
 
4. Crea seguidores. Mantén a los clientes satisfechos y ellos mismos harán el marketing de tu empresa por su cuenta. Sin duda, uno de los ejemplos más evidentes de la fidelidad de los seguidores de Apple fue la expectación que generó en 2010 el lanzamiento del iPad, incluso antes de saber de qué se trataba ni cuál era su funcionalidad.
 
5. Aprende a hablar en público, a persuadir valiéndote de un discurso claro, confiable y expuesto con convicción.
 
6. Olvida a la competencia. De este modo consiguió reinventar su negocio proponiendo el iMac y el iPod cuando el ordenador todavía era de color beige.
 
 
TIC y Empleo (Fuentes: Universia, Americaeconomía)