Haber trabajado durante más de una o dos décadas en la misma empresa puede considerarse de afortunados hoy en día, aunque estas personas pueden estar en desventaja con respecto a otros competidores a la hora de enfrentarse a un proceso de búsqueda de empleo. De hecho, el 75% de los parados no sabe cómo afrontar esta situación porque nunca ha necesitado hacerlo. 

Para esos profesionales, buscar un trabajo supone conocer un nuevo diccionario de términos relacionados con el empleo, requiere aprender a trazar un plan, elaborar un currículum o superar con éxito procesos de selección, acciones desconocidas para la mayoría de ellos y que no siempre se realizan correctamente.

La pérdida del puesto de trabajo suele ir acompañada por una ligera desorientación inicial, por lo que es fundamental:

1. Traza un plan de acción con objetivos y plazos concretos. No se trata de fijar una fecha tope para encontrar trabajo, sino de proponerte un listado de tareas que puedan mejorar tu empleabilidad y evaluar los resultados para poder replantearte el camino si no funciona.  

2. Realiza una labor de análisis interno para detectar los logros conseguidos durante los años de ejercicio profesional y que aportarán un plus con respecto de otros “adversarios”.

3. Pon al día la agenda de contactos, tanto física como digital. Nunca se sabe por qué vía puede llegar la oportunidad de tu vida. Sobra decir que si esa agenda online no existe…¡Tienes que crearla! Para empezar es importante darle una oportunidad a LinkedIn.

4. No limites la búsqueda de empleo al entorno offline, prueba los muchos portales de búsqueda de empleo que existen en Internet, y a poder ser con mente abierta: la Red es de ámbito global y verás ofertas de muchos lugares que no coincidirán con tu residencia habitual. Plantéate si quieres trabajar en tu ciudad o si te conformas con trabajar.

5. Es un buen momento para reciclarte profesionalmente. Aprovecha las múltiples ofertas formativas tanto gratuitas como de pago si puedes permitírtelo para mejorar tus habilidades en disciplinas específicas de tu sector o más generales, tipo idiomas. Estudiar te quitará tiempo, pero ahora mismo es lo que te sobra…

6. Si no te convence nada de lo anterior porque lo que quieres es poner en marcha tu propia iniciativa empresarial recurre a los servicios públicos de apoyo al emprendedor o a centros privados especializados. 


TIC y Empleo (Fuente: Adecco, TIC y Empleo)