Muchos de los que seguís a alguna marca en Facebook habréis pasado a engrosar su lista de fans a través de alguna acción promocional (concursos, sorteos, etc.) de la que puede que ni os acordéis (a lo mejor tampoco de que seguís a esa firma). En principio, estas estrategias de captación de público son efectivas pero hay que saber plantearlas bien para alcanzar los objetivos marcados y también para mantener el interés de esos usuarios que se arrimaron, en su día, “al sol que más calentaba”.
Una de las herramientas mejor valoradas para este tipo de campañas es Antavo, que permite:
– Desarrollar promociones, concursos, sorteos y ofertas con multitud de plantillas aptas para todo tipo de negocios y en 25 idiomas, incluido el español. 


– Publicarlo en múltiples canales (website, página de Facebook, etc.) y dispositivos (ordenador de sobremesa, portátil, tabletas y teléfonos móviles).



– Tener un control total sobre el alcance de las campañas con herramientas de difusión y analítica posterior.

 

Pero, ¿qué gana una empresa que propone sorteos a través de Facebook? En principio regala, pero hay que tener en cuenta que cada participante puede convertirse en cliente de nuestros productos o servicios gracias a una correcta labor de fidelización posterior (que no todo quede en el sorteo de algo, que les captemos de verdad) y lo bueno es que al inscribirse en nuestra promoción nos proporciona datos de contacto como nombre y apellidos y dirección de correo electrónico (a veces también móvil) e información sobre sus hábitos de acceso a Internet (si se conectó desde dispositivos fijos o móviles, por ejemplo). Todo ello debe analizarse para averiguar la mejor forma de mantener una relación satisfactoria para ambas partes.

 


Este es un ejemplo de campaña ficticia que puede realizarse con Antavo. He utilizado una supuesta promoción del 30% de descuento en un curso sobre Social Media impartido por TIC y Empleo y difundido desde una página de Facebook. Mirad qué fácil:



Antavo no sólo sirve para organizar campañas en Facebook pero si optamos por usar esta red social como plataforma de difusión de nuestro concurso o sorteo necesitaremos conocer y cumplir sus normas sobre promociones.
Además, antes de lanzar una acción de este tipo tendremos que haber reflexionado ampliamente sobre el tipo de público al que nos dirigimos y qué esperamos conseguir de él, elegido un “premio” acorde con nuestra empresa, redactado unas bases legales seguras y claras para ambas partes (empresa y usuario) y pensado qué métricas utilizaremos para evaluar el rendimiento de la campaña (número de shares, likes y comentarios, sumados y con desgloses diarios, etc.).
TIC y Empleo