LinkedIn tiene ya más de 200 millones de usuarios, pero no todos son expertos en búsqueda de empleo. Muchas personas se inscriben en esta red social confiando en que les ayudará a encontrar trabajo, pero para ello no basta con estar, hay que tratar de sacar el máximo rendimiento al perfil profesional más visible que nunca tendremos.

Podéis probar con alguno de estos 5 trucos para ganarse las mentes y los corazones de los reclutadores de talento en LinkedIn:

1. Sé “altamente encontrable” para los responsables de Recursos Humanos muy ocupados. Usa palabras clave (keywords) en la zona de Aptitudes y conocimientos y trata de que esas etiquetas aparezcan también en las zonas de Extracto y Experiencia.


Si un reclutador tiene poco tiempo es posible que no se lea todo tu perfil, pero con seguridad se fijará especialmente en la zona de Aptitudes y conocimientos, así que trata de definirte lo mejor posible en ella. Es importante encontrar un equilibrio entre describirte bien y no pasarte con esas palabras clave, porque un exceso de habilidades puede resultar poco creíble.

2. Construye una imagen coherente entre tu perfil de LinkedIn y tu currículum. Es tan sencillo como asegurarse de que los cargos y las fechas coinciden, la formación académica, etc. De lo contrario, restarás credibilidad a tu propio CV.

3. Se humano, no un robot. Igual que no irías por la calle pidiendo a cualquier desconocido que sea tu amigo, en esta red social es muy habitual invitar a desconocidos a contactar y encima con la odiosa frase “Me gustaría añadirte a mi red profesional en LinkedIn”. 



Si lo que quieres es entrar en contacto con alguien influyente en tu sector pero que no te conoce en absoluto es mejor que te dirijas a él con un mensaje personal y en el que le expliques por qué debería aceptar tu petición. Cambiar el mensaje estándar da buena imagen y posiblemente mejora las probabilidades de que no sólo te acepte, sino que se interese por tu perfil. 

4. Cuida tu perfil público de LinkedIn. Cuando te das de alta en la red social ésta te asigna una URL que incluye tu nombre y un conjunto de letras y cifras. Es muy sencillo personalizar esta URL para poder incluirla en tu currículum, con lo que ayudarás al reclutador a encontrarte fácilmente, sin tener que recurrir al buscador de LinkedIn y encontrarte entre el resto de usuarios con los que compartes nombre y apellidos. Si tiene que hacer eso es posible que se desvíe de su búsqueda y acabe viendo perfiles que nada tienen que ver contigo, con lo que habrás perdido una oportunidad valiosa de darte a conocer.



5. Intenta que tu foto de perfil transmita la sensación de “estoy listo para trabajar en tu empresa”. Ya hablamos tiempo atrás de la importancia de incluir una imagen porque multiplicaba por 7 la visibilidad de la cuenta

Recuerda que esta  fotografía debe ser profesional (evitar las de fiestas, vacaciones, mascotas, etc) y mostrar un primer plano del candidato a poder ser sobre fondo claro. Pese al carácter profesional que debe tener la instantánea, es recomendable sonreír porque refleja autoconfianza y seguridad en uno mismo.


TIC y Empleo (Fuente: Blog de LinkedIn