21 de las grandes empresas del IBEX 35 invierten en innovación un 1,52% de sus ventas, un porcentaje similar al de las compañías del Reino Unido (1,55%) o de Francia (2,14%), pero todavía lejos de las alemanas (3,5%). 

Aproximadamente el 50% de la inversión en I+D nacional procede del sector público, un porcentaje bastante superior al de países como Estados Unidos (30%) o Reino Unido (33%). Sin embargo esta inversión no ha logrado colocar a España en las primeras posiciones en ninguno de los índices nacionales e internacionales.



Algunas claves para invertir esta situación y que el sector privado se convierta en el gran impulsor del mercado de la innovación en España son:

– Elevar la ambición. Muchas firmas del IBEX 35 son líderes en sus sectores pero, sin embargo, no son reconocidas como empresas innovadoras.

– Innovar más allá de los límites de la propia compañía. Incorporar a los clientes en el proceso de innovación, entender a los competidores en sentido amplio, buscar la cooperación con proveedores o especialistas tecnológicos, entre otras opciones.

– Internacionalizar la innovación. Los negocios deben acercarse físicamente a los polos internacionales de innovación para poder competir a escala global.

– Aumentar el rigor en la gestión de este área. Es importante medir la innovación para poder incentivar y comunicar los éxitos alcanzados.

Agenda Digital 

En relación no directa pero sí cercana a este tema, el Consejo de Ministros aprobó este viernes la Agenda Digital para España a fin de cumplir con los objetivos planteados en la Agenda Digital europea e incorporar objetivos específicos para el desarrollo de la economía y la sociedad digital en nuestras fronteras.

El Gobierno calcula que en este momento existen cerca de 30.000 empresas dedicadas a este tipo de actividades, que suponen una facturación anual de 80.000 millones y la generación de 445.000 empleos al año, lo que implica un 5,7% del PIB. 

El objetivo es que en 2015 haya un 50% de cobertura en redes con capacidad superior a 100 MB. Además, se aprovechará el potencial de las Tecnologías de la Información y la Comunicación (TIC) como industria de presente y futuro a través de herramientas como cloud computing, big data y smart cities.

Asimismo, el Gobierno pretende que el citado año el 70% de la población use TIC; el 85% de las empresas utilice la firma digital y el 75% tenga política de privacidad o certificado en su propia web. También se aspira a que el 75% de la población use Internet de manera regular; el 35% utilice la telefonía móvil de tercera generación para acceder a la Red y un 75% de la penetración en banda ancha sea vía móvil.

Otro reto es aumentar el comercio electrónico para que dentro de 2 años el 40% de las empresas facture electrónicamente y el 55% de las microempresas tenga web propia. Para lograr una mayor internacionalización de los negocios españoles de base tecnológica, se aspira a que haya un aumento del 30% de exportaciones en el sector TIC.

Respecto a la industria de contenidos digitales, el fin es que en 2015 se haya incrementado un 20% la facturación y aumenten los centros de formación. También se pretende que un 50% de la población use la administración digital, y se generalice la digitalización de los servicios públicos.


TIC y Empleo (Fuentes: informe ‘Temas candentes de la innovación’ de PwC y Moncloa