El cloud computing o computación en la nube es una propuesta tecnológica que permite ofrecer servicios informáticos con recursos, software y datos configurables bajo demanda y online. El Instituto Nacional de Tecnologías de la Comunicación (Inteco) dedica su último informe a esta tecnología y a guiar a los ayuntamientos a ahorrar costes y mejorar su productividad por esta vía.

En un contexto presupuestario que exige ajuste y contención, “el ahorro y elasticidad de costes propios del cloud computing constituyen la principal palanca de impulso de la tecnología en las entidades locales”, exponen los expertos del centro leonés, que también mencionan otros beneficios como la mejora de la gestión estratégica y el mayor nivel de seguridad.

Inteco ha elaborado un decálogo con las principales cuestiones que las entidades interesadas en el modelo en la nube deben considerar para realizar una migración adecuada y una supervisión correcta del servicio contratado:

1. ¿Cuáles son todas las actividades internas y externas asociadas a mis servicios? ¿Podría ampliar e integrar nuevos servicios?

Ejemplos de actividades internas son el pago de nóminas o la compra de materiales, mientras que las externas son del tipo de emisión de certificados, la concesión de becas y ayudas o la ejecución de planes de formación. Son precisamente estas últimas las que más fácilmente pueden migrarse para aprovechar la información y las sinergias con un mayor rendimiento.

2. Mis actividades tecnológicas, ¿son adecuadas para ser migradas a cloud? ¿Dispongo de todos los medios?

En este caso hay que considerar factores económicos, como planes estratégicos diseñados para que alcancen su mayor rendimiento en un determinado plazo y que antes no resultan rentables; y operativos, como si el sistema utilizado para extraer y/o migrar los datos presentará problemas de incompatibilidad con la futura plataforma.

3. ¿Cuáles son los principales aspectos que debo tener en cuenta para realizar correctamente la migración? Entonces, ¿es viable?

Una vez comprobada la viabilidad económica y operativa, es necesario analizar las características actuales y futuras del servicio, como el volumen de datos (espacio para albergar la información); las especificaciones técnicas para la compatibilidad de los sistemas de origen y destino; el volumen de transacciones, operaciones y usuarios máximos a procesar; o el reparto de tareas de administración con el proveedor. 

Otra tarea previa necesaria es analizar los riesgos de migrar el servicio al entorno cloud y valorar el impacto sobre la organización, de forma inicial y posteriormente con cierta periodicidad.

4. A la hora de elegir proveedor, ¿qué debo valorar? ¿Cuál es el proveedor más apropiado?

El análisis de diferentes proveedores debe comparar aspectos como el coste del servicio, las condiciones de seguridad propuestas, las capacidades de servicio exigidas, el seguro sobre el servicio en caso de catástrofe, los recursos humanos, las certificaciones del servicio, los Acuerdos de Nivel del Servicio (ANS) y penalizaciones o la localización y movilidad de la información.

5. ¿Qué debo considerar a la hora de formalizar el contrato? ¿Qué debo puntualizar al proveedor?

Para que el contrato sea lo más completo posible debe incluir ANS sobre disponibilidad, sobre plazos, sobre calidad y sobre la satisfacción del cliente con el servicio prestado. 

Además, en caso de incumplimiento de los puntos anteriores se recomienda adjuntar en el documento unas cláusulas de penalización con arreglo a las causas de la negligencia, las correcciones implementadas y las acciones correctivas previstas para evitar nuevos fallos en el futuro. 

Un último punto fundamental es fijar los procedimientos que el proveedor deberá seguir cuando finalice el contrato. 

6. ¿Qué precauciones tomar antes de realizar la migración del servicio?

– Aspectos estratégicos: estimación de costes y gestión del cambio.

– Aspectos técnicos que garanticen la calidad del servicio: pruebas de estrés y características del servicio.

– Aspectos de planificación y alcance: planificación de la migración y migrar un mapa de aplicaciones y sistemas poco crítico.

– Aspectos de respaldo en caso de fallo: plan de roll-back y mantenimiento del sistema antiguo. 

7. ¿Cómo gestionar los aspectos normativos y legislativos? ¿Es realmente importante?

Incumplir la ley puede derivar en sanciones económicas, deterioro de la imagen de la entidad o pérdida de confianza por parte de los ciudadanos, por lo que es necesario que el proveedor de la tecnología conozca las legislaciones y normativas que afectan al servicio prestado. 

Algunas de las leyes más comunes vinculadas a este área son la de Protección de Datos, la de Propiedad Intelectual o la de Acceso Electrónico de los Ciudadanos a los Servicios Públicos.

8. ¿Cómo asegurar que el proveedor cumpla con lo establecido? ¿Cómo supervisar el servicio?

Ambas partes deben consensuar controles y mecanismos para supervisar el cumplimiento del contrato. En caso de incumplimiento podrán aplicarse las correspondientes sanciones, y si esto se produce de manera reiterada, Inteco aconseja rescindir el contrato.

9. Llega el momento de terminar con el acuerdo ¿qué considerar al finalizar el contrato con el proveedor?

Es importante exigir al proveedor planes de acción para poder desvincularse del acuerdo con el menor impacto posible en el servicio. Para ello hay que buscar la interoperabilidad con otros sistemas y definir la forma de devolver toda la información a la entidad correspondiente y de destruir la información afectada.

10. Seamos críticos ¿Es el cloud computing adecuado para mis actividades, tareas, sistemas y servicios?

Es recomendable valorar la experiencia del servicio en la nube con criterios como los beneficios económicos obtenidos, la mejora o no de la calidad, la reorganización de los recursos humanos y materiales de la empresa para sus tareas correspondientes, la satisfacción con la atención prestada por el proveedor o la integridad y seguridad de los datos.



TIC y Empleo