El 53% de las pymes españolas usa las redes sociales para reforzar su estrategia de marketing, sobre todo las dedicadas al sector servicios. Las plataformas preferidas son Facebook (41,5%), para ofrecer productos y servicios; y Foursquare (34,5%), para mostrar sus instalaciones; seguidas de Twitter, para mantener una comunicación más eficaz con los clientes. El planteamiento suena bien, pero de todos modos aquí va un decálogo con los 10 errores que no deben cometer las empresas en el Social Media:

1. No tener plan. Como sucede en el resto de aspectos de la empresa, la comunicación mediante las redes sociales debe tener un buen retorno de inversión (ROI), pero no hay forma de conocer el éxito si no se establecen metas a cumplir.

2. Comunicación deficiente, interna y/o externa. Es necesario esforzarse por ejecutar estrategias que permitan crear contenido de mayor calidad, un marketing más inteligente y que permitan entablar relaciones más efectivas con los clientes.

3. Nula o incorrecta estrategia de contenido. No generar conversación en las redes sociales o publicar información poco relevante para los lectores es un error muy común. Los buenos contenidos favorecen la retroalimentación, lo que se traduce en un buen ROI.

4. No comprender el trabajo que requieren las redes sociales. Para alcanzar el éxito deseado, el trabajo requiere de un plan, de la revisión de la estrategia y de muchos ajustes. En Social Media, las cosas simples y sencillas no existen.

5. Poca inversión. El error más grande que una compañía puede cometer es el no invertir en sus herramientas de trabajo. Enriquecer el contenido de la página mediante imágenes, tipografías o contenido multimedia como vídeo y audio es esencial para mejorar la presencia de la empresa en las redes sociales.

6. Hablar de uno mismo todo el tiempo. Lo recomendado por los expertos en la materia es compartir, al menos el 80% de las veces, contenido de otras personas o empresas. Hay que evitar caer en la trampa de hablar sólo de ofertas y promociones propias.

7. Confundir el uso de las redes sociales. A los usuarios les molesta ver anuncio tras anuncio vendiendo cualquier producto. Lo óptimo es utilizar estas plataformas como medio de comunicación bilateral. 

8. Olvidar a las personas. Detrás de cada perfil de Facebook, Twitter, etc, hay una persona. Es imprescindible valorar el factor humano y entablar conversaciones similares a las que se darían en el entorno profesional offline.

9. Ignorar los comentarios. Sin importar la cantidad de dinero que una compañía gaste en la creación de una campaña en redes sociales, lo peor que puede hacer la empresa es ignorar los comentarios de sus seguidores y clientes (y sin embargo se estima que cerca del 70% de los comentarios pasan desapercibidos por los negocios). El tiempo ideal en dar respuesta para mantener contentos a los seguidores de la marca es de 10 a 30 minutos.

10. Emplear las Redes Sociales como chat. Emplear Twitter como chat y olvidar la utilidad de los mensajes directos es un error muy común que acaba provocando una saturación de tuits de la compañía pero interesantes sólo para unos pocos usuarios. 




TIC y Empleo (Fuentes: PosicionaWeb y Websa100)