La figura del Community Manager existe porque el hombre siempre ha vivido en comunidad y actualmente esos grupos humanos están en Internet y se han convertido en un objetivo de gran interés para las empresas. 

Este perfil profesional debe dominar no sólo la tecnología, que como todo puede aprenderse con dedicación, sino también las relaciones interpersonales. 

A continuación se enumeran las 10 características que debe tener todo Community Manager:

1. Creatividad para elaborar contenidos, resolver conflictos y buscar fórmulas para el crecimiento de la comunidad.

2. Formación. Es necesario que conozca a fondo la organización para la que trabaja y sus objetivos, los fundamentos del marketing, las herramientas disponibles para optimizar su trabajo y las novedades que afecten a su área.

3. Empatía para comprender a los demás y saber proporcionar la mejor atención en cada momento.

4. Buena escritura, capacidad de síntesis y claridad en las exposiciones.

5. Buena conversación. Además de hablar correctamente, el diálogo tiene que resultar interesante y enriquecedor para el interlocutor.

6. Paciencia para gestionar correctamente las situaciones que plantean personas descontentas con un determinado producto o servicio y que quieren que se resuelva su problema.

7. Motivación, que en este campo y en cualquier otro, mueve al trabajador a volcarse con su trabajo.

8. Organización y disciplina a la hora de combinar la difusión de contenidos y la monitorización de la actividad. 

9. Inteligencia práctica, orientada a la mejor ejecución de las tareas con la información y las herramientas de las que dispone.

10. Sentido común. La gestión de comunidades online es una labor por el momento poco extendida y en la que cada día surgen situaciones para las que no existe un precedente ni está definido un plan de acción concreto.


TIC y Empleo (Fuente: TICs y Formación)