Los españoles trabajan más horas al año que los profesionales de países como Alemania, Francia o Reino Unido, y sin embargo, ni la riqueza del Estado ni el índice de productividad empresarial se acercan a los datos de las economías vecinas. 

Algunos de los consejos que los negocios deberían seguir para elevar el rendimiento de su personal son:

1. Evitar las reuniones al final de la jornada laboral, cuando los trabajadores tienen más dificultades para concentrarse.

2. No alargar las comidas de trabajo, que no son momentos de ocio sino encuentros estrictamente profesionales.

3. Flexibilizar los horarios, motivar al empleado con una mayor facilidad para compatibilizar sus facetas laboral y familiar.

4. Establecer jornadas nunca superiores a las 10 horas diarias. Organizarse mejor en vez de trabajar más tiempo.

5. Olvidar los modelos de plantilla rígida e incentivar la promoción de los empleados.

6. No abusar de las fiestas entre semana porque afectan a la concentración de los trabajadores.

7. Minimizar las bajas por enfermedad, estrés o depresión evitando sobrecargas de tareas.

8. Reducir los viajes de trabajo y optar por las videoconferencias, que no influyen en la vida personal del empleado y además resultan más baratas para la propia empresa.

9. Evitar ir en grupo a reuniones donde una sola persona basta para representar los intereses de la firma.

10. Proporcionar al personal las herramientas que precisa para desarrollar su labor.


TIC y Empleo (Fuentes: IEE y Equipos y Talento)